Skip to main content

“Ande yo caliente… en Alemania”

El frío en el norte de Alemania está calando mis huesos de casi cincuentona y he decidido terminar de una vez por todas esta bufanda que empecé hace dos años. Pero fueron demasiadas cosas juntas las que hicieron que olvidara esta caliente bufanda en la cesta de las agujas de tricotar. La vi allá escondida antes de las fiestas de Navidad. La recuperé de su olvido, con el mea culpa, hace una semana y hasta que no he rematado hasta el último hilo… no he parado.

Estoy muy contenta de ello pues, además, ese color me trasmite alegría y luz en estos días tan grises en mi pequeño pueblo. Llevo muchos días sin ver el sol ni el azul del cielo y, esa bufanda, me recuerda al color de mi mar Mediterráneo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
14 − 10 =


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR